Boda Covid en Segovia. Elena y Jesús

Cuando parece que el mundo se desmorona

Hoy me apetece publicar una entrada muy personal, creo de las más personales que he publicado, porque lo necesito en primer lugar por mi y porque es de justicia, y reconozco que yo sola no soy nada, y que en la vida aparecen personas que te sostienen cuando parece que el mundo se desmorona y te recuerdan porqué haces lo que haces.

En el 2019, a eso de octubre llegó una noticia que para una de mis AMIGAS era super especial, (lo de las mayúsculas es aposta y con todo el sentido del mundo sin desmerecer tampoco a nadie), me dijo. “Se casa mi hermana Elena el año que viene”, para mi una boda es una alegría esté yo o no en la organización, la decoración o lo que sea.

A las semanas una de mis manitas derechas en Las Cosas del Querer, Arantxa, me dijo “No sé si lo sabes, pero mi hermana Elena se casa, y tiene algunas dudas, le he dicho que hable contigo”, doble alegría.

Boda Covid19 en Segovia. Elena y Jesús. Wedding Planner en Segovia

Los primeros contactos.

Al final Elena y Jesús, que al principio no se atrevían a decirme nada (cabe destacar que lo que sea “molestar” a esta pareja es algo duro, para mi como ya les dije, no me molestan), así que finalmente hablamos y quedamos, me contaron ideas, me contaron qué tenía que no, que les gustaba y qué no y de manera natural empezamos a trabajar, para mi el reto era enorme, la hermana de mi amiga, la hermana de mi “indispensable” en las bodas, una familia a la que tengo un especial cariño y con el agravante de que ese día “mi Ari” no estaría cual fiel escudera.

Avanzábamos en reuniones, hablamos con proveedores, le aconsejé otros como Isabel de el Taller de Bagatela o Paula Guzmán, para su estilismo de novia, en un inicio lo tenía claro y la cosa iba por otros derroteros pero cuando veo que algo falta, algo no da feeling o no se está convencido hablo con los novios y vemos cómo mejorar, qué decir que a Elena ambas fueron la solución a sus problemas, cuando tanto Isabel, Paula y Elena me llamaron para decirme que estaríamos todas en la boda de esta pareja para mi la satisfacción fue enorme.

La Pandemia

Todo avanzaba y de golpe, una pandemia, quince días, un mes y la fecha se acercaba, el 18 de julio estaba en el calendario marcado a fuego, por diferentes motivos personales Jesús y Elena necesitaban casarse en 2020, a pesar de todo, a pesar de todos, la incertidumbre, los cambios crecían y las conversaciones con Elena aumentaban, la venían a ella bien, pero a mi me venían mejor, en esta situación para mi poder ayudar era un salvavidas, el oxígeno de cada día, las ganas, la ilusión, y claro que planeaba sobre nosotros el aplazar, miramos fechas, sopesamos pero todo iba hacia delante, el cátering y sus logística les decían que sí, su fecha estaba, era segura, lo hacíamos.

Llegó el 21 de junio, “apertura de fronteras”, menos de un mes para el gran día, Elena en Riaza a los dos días con el coche cargado a tope, su madre y su padre siempre a su lado (mención especial a Marga y Santos), llamadas, compras de materiales, montaje de los pequeños detalles, Elena y Jesús han querido desde un inicio participar en su boda y con paciencia y trabajo prepararon sus centros de mesa, los “muebles” de su chill out, su seating plan…. Pero llegó el fatídico 27 de junio.

Nos quedamos sin cimientos, cuando parece que todo se desmorona

Ese día recibo una llamada de Elena a las 12:30 horas, “Laura, no tenemos catering”, no imagináis los nervios y la decepción en la cara de Elena, me faltó tiempo de ir corriendo, me contó la llamada recibida y le dije, tranquila que tu te casas el 18 de julio.

Siempre os digo que contar con buenos profesionales, contrastados, de confianza es ESENCIAL, y tiré de eso de los que sabía no me fallarían.

Primero hablé con Marta, que me dió el teléfono de Rafa de Quilicuá Cátering, hablé con él, le conté lo sucedido, a las 13:15 teníamos una cita cerrada para el martes 30 de junio a las 16:00 horas en Riaza, en la finca familiar de Elena, y venía con toda la artillería. Tuvimos la reunión, se enamoró de la finca y marcamos calendario, hablamos con Rita de Star Carpas y nos fuimos todos a dormir ese día con un gran sabor de boca.

Decoracion bodasen Segovia. Wedding Planner Las Cosas del Querer

Lo que nadie imaginaría jamás, y no deseo a nadie

A la mañana siguiente, algo que jamás nadie espera se presenta en mi familia, un golpe que no hay quien digiera, donde todo da mil vueltas en pocas horas y cuando parece que el mundo se desmorona Elena y Jesús y toda su familia olvidan su boda, lo dejan y se vuelcan en estar conmigo, apoyarme, comprenderme, animarme, darme su mano, a 18 días de su boda paran SU MUNDO para ayudarme con el mío, unos días de off cuando más tenía que estar con ellos son ellos los que están conmigo, no tengo palabras.

En este impás tan duro Rita de Star carpas, Marta y Rafa de Quilicuá se volcaron conmigo, aun están a contra reloj no es que no me agobiasen es que se ofrecieron a venir  a Riaza y tomar las riendas por mi de todo, de lo que necesitase, el agradecimiento infinito siempre, porque aparte de ser MUY GRANDES PROFESIONALES son ENORMES PERSONAS, y desde aquí aunque ellos ya lo saben, pueden contar conmigo siempre que lo necesiten.

A diez días y retomamos, Jesús ida y vuelta de Madrid a Riaza de continuo para acabar sus planes, Elena de últimos detalles y yo con últimas compras, movimientos de última hora de invitados, nervios de elección de menú ( la prueba una semana antes de su boda, Rafa y su equipo son demasiado top), y las compras que no llegan, llegan a medias, o mejor, una vez alquilado material te dicen que sí han recibido transferencias pero que por cosas de su página si lo quieres pagas el doble más, no hay tiempo, se organiza, se adecúa, se varía y llega el viernes 17.

A 24 horas

Montaje y traslado de cosas y materiales, recepción de mi ayudante, Ari no puede está invitada, control de todo, carga de walkies, preparación de ropa, organización de logística, último repaso al timing, llamada a proveedores, en la finca ya está casi todo listo, y…..

Sábado a las 7:00 horas amanece pronto, voy a casa de Elena, veo a Paula, tenía muchas ganas de verla, y de ahí el día vuela, recoger flores, limpiar iglesia, montarla, acabar montaje de la finca, otra mención especial a mis ayudantes Ángela y Yesenia, pero el tiempo vuela y los nervios están a flor de piel, de la mía pero no pasa nada me encanta esa sensación, cada vez que me acercaba a ver a Elena escucharle decir estoy muy bien, feliz, tranquila… escuchar a sus hermanas y padres, nada todo bien a cada persona que les preguntaba, diciendo “perfecto, está Laura al frente y lo tiene controlado”.

Pero mis manos son las que son, y siempre necesitamos de los demás, fue ahí cuando alguien que había recibido el “palo” el día 1 de julio me dijo “dime en qué te ayudo, voy contigo” cuando se me volcó el corazón y cuando se lo dije a Elena y familia me dijeron que sí con esa sonrisa que me dio alas, el acogernos a todos en su gran día con esa confianza, esa serenidad…. no hay días en mi vida para agradecérselo.

El resultado. Una boda 10 a pesar de todo, a pesar de todos.

¿La boda? Maravillosa, hubo de todo, mucho más que da para más post, y que hasta ellos mismos nos lo cuenten

¿La finca? Impresionante

¿El cátering? Espectacular

¿Los invitados? Se portaron de lujo, ese día entraba la obligatoriedad de uso de mascarilla y fueron ejemplares

¿Elena y Jesús? ¿Y su familia? La muestra de que cuando parece que el mundo se desmorona, hay PERSONAS con un corazón enorme y que te dan alas, te ayudan a levantarte y a ver que al final, cuando buscas hacer el bien, ayudar de corazón, se te devuelve aunque no lo hayas buscado, porque cuando llega sin esperarlo se valora mucho más.

Siempre he pensado que esta familia era especial, y cuando parece que todo se desmorona ellos me lo han demostrado tanto….., ahora espero que eso tan bueno que han hecho por mi les vuelva a ellos multiplicado mil veces.

Boda Covid19 en Segovia. Wedding Planner

Finca: Familia de Elena en Riaza

Vestido de novia: Rosa Clará

MUAH: Paula Guzmán (que peinó y maquilló a la madre y hermanas de Elena)

Tocado: El Taller de Bagatela

Zapatos: Uniq Shoes

Joyas: aristocrazy

Fotografía Admirados Fotografía

Cátering: Quilicuá

Carpas:Star Carpas

Ramo de novia: Dilo con una flor

Flores ceremonia y rincones: La Floristería de Esther

Organización, Diseño, Decoración y coordinación Las Cosas del Querer.

 

 

 

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?