Tras una semana intensa toca hacer balance del paso de Las Cosas del Querer en Mi Boda Rocks Experience Madrid, el pasado domingo 4 de febrero.

Para quien no conozca el evento he de deciros que es una de las mejores ferias del sector nupcial que conocemos.

Es muy útil tanto para novios como proveedores, su formato es ideal para atender a los novios y familiares que les acompañan y una gran oportunidad para conocer a proveedores del sector. Y hablado del genérico nos centramos en nuestra experiencia.

Supe de esta feria antes de iniciarme en este “mundo bodil”, y fui a conocerla cuando las ediciones se realizaban en la calle Princesa de Madrid, me encantan los detalles, y hay cosas tan bonitas…. Me gustó el formato, la atención de las organizadoras de la feria y de los expositores.

Porqué esta feria.

Luego cuando ya me empecé a formar para ser wedding planner seguí yendo, con mucha ilusión y después de crear la empresa y empezar a trabajar mi objetivo era participar como expositor.

Primer intento, septiembre de 2017, todo listo pero al final no pudo ser y nos quedamos con las ganas, cuando Cristina y Sonia nos escribieron de nuevo por si queríamos participar en la siguiente edición sin pensar ni casi consultar dije “Sí, quiero” y quisimos.

Había que preparar una mesa inspirada en……., donde poder recibir a las parejas inscritas en la feria y poder mostrar nuestro trabajo.

¿En qué me inspiro?

El mundo rural nos encanta, estilo rustico chic nos chifla pues se mimetiza con nuestro día a día, pero queríamos dar un paso más allá, sabemos que es tendencia de nuevo el campo y la naturaleza, vuelve con fuerza como os comentamos en el post de Tendencia en las bodas 2018 (II), pero queríamos darle una vuelta de tuerca, así que me puse a pensar, consultando siempre claro está.

Me vino a la cabeza la película Memorias de África, es estilo colonial en plena naturaleza, la libertad, las sensaciones de vivir en un gran mundo donde la esencia de cada uno es lo que al final prevalece, donde puedes volar si te lo propones, hacer volar tu imaginación y nosotras hacerlo realidad, llevarlo a cabo.

Nuestra raíces, uno mismo, nosotros mismos, eso queríamos hacer ver, que la boda de cada pareja ha de reflejarlos a ellos, su esencia, su interior y hacerles flotar, volar, festejar con su gente, sus costumbres y su interior. Esta fue nuestra propuesta de la cual nos sentimos inmensamente orgullosas.

Nos vinimos con ganas de conocer más afondo a nuestros compañeros de fatigas ese domingo típicamente invernal, pero tenemos sus «cromos», esos que fui intercambiando en una escapada del stand de Las Cosas Del Querer, y pude hablar con algunos de ellos, ahora tengo ganas de escaparme y conocer más a fondo sus trabajos y por supuesto, colaborar y coincidir con ellos de nuevo.

Es un orgullo poder contar con compañeros tan especiales que nos ayudaron a hacer realidad nuestro stand, como nuestra pastelería creativa Acaramelada, con Restauraciones Riaza y sus preciosos muebles, Manualidades BabyLu que nos ayudó con la papelería, La Floristería de Esther y sus centros y detalles florales, y esas personas cercanas a mi, que sin ellos nada habría sido posible.

Y tu, ¿te animas a tener una boda donde tu seas el inicio y el fin?

¿Donde en cada detalle se os vea a vosotros?

Una boda coordinada por personas que trabajan por y para vosotros.